La Vicaria del Sagrado Corazón de Jesús Vicaria del Sur, fue constituida en 1.987, por iniciativa de las parroquias, para organizar   una pastoral de conjunto que desde la eclesialidad respondiera al proyecto de Dios, la realidad de contexto y necesidades de las comunidades.

8 parroquias en 7 municipios:  María Auxiliadora - Morelia donde funciona la sede, Sagrado Corazón de Jesús - Belén de los Andaquies, Nuestra Señora de Aránzazu - San José del Fragua, Nuestra señora de las Lajas - Yurayaco, Nuestra Señora de la Consolata - Albania, Nuestra Señora del Carmen-  Curillo, San Isidro Labrador - Valparaíso y Nuestra Señora del Buen Consejo - Solita

La Vicaria del Sur, como parte de la Arquidiócesis de Florencia, sigue los planteamientos y orientaciones de su Plan de Pastoral, tiene como primera autoridad al Arzobispo de la Arquidiócesis Metropolitana de Florencia y al Director/Representante legal nombrado por éste, quien a su vez delega responsabilidades en la Dirección Ejecutiva.

 

Con el aval del Sr Arzobispo, la VISUR funciona de manera autónoma para la ejecución de programas específicos de acuerdo a la planeación acordada. Tiene número de Identificación Tributaria propio, está facultada para firmar convenios con Entidades Cooperantes a través de su Representante Legal y ejerce responsabilidades legales y tributarias directas.

La Vicaria del Sagrado Corazón de Jesús Vicaria del Sur es una organización de Iglesia que desde su eje articulador fe-vida, promueve y acompaña a familias y comunidades rurales, en la vivencia de la fe y el mejoramiento de sus condiciones de vida, para la defensa de los derechos, el arraigo y la identidad con la región amazónica.

 

La Vicaria del Sur, en un proceso de discernimiento sobre el camino recorrido,  los objetivos y la práctica de la Vicaría, las orientaciones de la Iglesia colombiana y latinoamericana, en el año 2010, opta en su plan institucional[1]  por una Pastoral Rural y de la Tierra evangelizadora, que responda a las exigencias de la realidad del mundo rural en el contexto del Sur del Caquetá;  dirigida especialmente a fortalecer la promoción social, la protección de la creación  y el desarrollo integral de las comunidades cristianas: lideres, facilitadores campesinos-as,  que siembren la semilla del Evangelio, Jesús centro y motor, buscando conjuntamente alternativas  de vida digna para todos y todas . El eje articulador Fe vida, fundamenta todo el trabajo: descubrir a ese Dios que se manifiesta en la persona del campesino que habita la amazonia, cultiva la tierra, en medio de las adversidades del conflicto social y armado, y de la problemática socio-económica y ambientales que debe enfrentar.

 

El fundamento bíblico – teológico y pastoral que sustenta  la evangelización en la Vicaria del Sur se apoya en la renovación de la Iglesia a partir del Concilio Vaticano II, de los documentos de Medellín, Puebla, Aparecida, y las Orientaciones de los últimos Papas en especial del Papa Francisco;  a partir de allí,  la iglesia como Pueblo de Dios es signo profético en medio del mundo.[1]

 

La Vicaria Del Sur enmarca su modelo pedagógico en la educación popular y en una pastoral liberadora, por su compromiso con los pobres, los marginados, vulnerados y excluidos. Se asume una pastoral liberadora, desde el eje articulador de FE – VIDA, encarnado en un pueblo que ha nacido y crecido en una zona de conflicto permanente, y que lucha día a día por salir adelante y sobrevivir a las injusticias no solo de la violencia, sino de la situación crítica en la que el estado lo tiene sumido.  Se hace teología desde la planeación, seguimiento, evaluación y sistematización de un proceso hecho y ejecutado con los pobres y para los pobres, desde una manera nueva de actuar, porque se unen fuerzas en conjunto desde lo organizativo, participativo, la ecología integral y lo eclesial. Desde la fe se hace un discernimiento crítico para actuar. La Asamblea Especial del Sínodo de los Obispos “Nuevos caminos para la Iglesia y para una ecología integral”, tuvo en cuenta que los caminos de evangelización deben ser pensados para y con el Pueblo de Dios que habita la región[1].

  • Los lineamientos de la   Arquidiócesis de Florencia reflejados en su plan pastoral
  • La formación se define, diseña y actualiza desde el enfoque de la Pastoral rural y de la tierra en las tres líneas temáticas: Vivencia de la Fe, Derechos Humanos y Amazonía, manteniendo el eje articulador fe – vida y el eje transversal de género, clase y generacional.
  • Se incluye, valora y estimula el saber popular en todas las líneas temáticas desde el ámbito personal, familiar y/o comunitario.
  • El proceso de formación contribuye a avanzar en equidad de género, capacidad crítica y transformadora de la realidad desde la exigibilidad de derechos, lleva a tareas y compromisos concretos de los participantes en el proceso con proyección en el ámbito personal, familiar y comunitario.
  • La formación propicia el relevo generacional en las diferentes comunidades cristianas y demás expresiones organizativas
  • Las comunidades cristianas y demás expresiones organizativas se apropian progresivamente de su proceso de formación, organización y liderazgo democrático que fortalece los lazos de solidaridad y promueven la articulación local y regional.
  • La articulación de la realidad sociopolítica y la vivencia de la fe, las necesidades y potencialidades de las familias, grupos y comunidades para fortalecer lazos de solidaridad en la población campesina.
  • Los principios cristianos y ciudadanos, en un proceso que es integral, continuo, progresivo, dinámico y actualizado; cimentado en la biblia y en los documentos de la Iglesia.
  • Las comunidades cristianas y expresiones organizativas asumen responsabilidades compartidas en sus procesos de organización y formación.
  • Se propician oportunidades y/o espacios de formación e intercambio de experiencias, en el ámbito local, regional, nacional e internacional.
  • Se implementa una metodología con un método apropiado; a la realidad del contexto, a la población según grupos etareos y a sus necesidades e intereses.

Desde el Eje articulador FE-VIDA y   con el propósito de buscar la conformación de comunidades cristianas rurales, comprometidas en una Pastoral Rural y de la tierra; acentúa la VIVENCIA DE LA FE, la AMAZONIA Y los DERECHOS HUMANOS- DIH, como líneas temáticas en su intervención con todos los grupos etarios: Niñez, Juventud, Adultos; y en todos los ámbitos: personal, familiar, veredal, municipal, regional.

La vivencia de la fe está ligada al concepto que se tiene del ser cristiano: Ser cristiano es tener fe: creer en Jesús, creerle a Jesús, seguir a Jesús de Nazaret, que murió y resucitó por nosotros y a quien Dios Padre lo hizo Señor y Cristo.

 

Énfasis:

  • Vida y compromiso cristiano

  • Formación bíblica y lecturas especificas

  • Ministerios laicales en la Iglesia

 

La Vicaria del Sur, tiene en cuenta la dimensión espiritual, desde una perspectiva cristiana. espiritualidad que es participación en el proyecto de Jesús que vino a mostrarnos al Padre que creó un universo lleno de posibilidades para todos sus hijos e hijas, que lo deben compartir con equidad, respeto y solidaridad, y comprometerse en la construcción de un reino de justicia, de amor y de paz, para que todos tengan vida y vida en abundancia.

 

La Biblia fue escrita para ayudarnos a entender mejor el sentido de los acontecimientos y de la vida que vivimos. Por eso es muy importante la formación bíblica, desde una metodología que unifique tres enfoques: la lectura popular de la Biblia, reflexión desde la Vida y para la Vida; la lectura orante que refuerce la vivencia de Fe en el diálogo con Dios (escucha, oración, contemplación);   y las lecturas específicas de temas que como  “la tierra”, “el agua”,  “la ecología”, “la Vida campesina”, “la mujer”  y muchos otros, atraviesan toda la Biblia y leídos  con mirada campesina,  enriquecen y refuerzan  la identidad de las comunidades rurales.

 

El Evangelio es anuncio y es denuncia: anunciando que este mundo y esta sociedad en que vivimos no corresponden a las promesas de Dios, se acentúa la esperanza y el dinamismo para luchar por un mundo y una sociedad nueva. 

 

Seguir a Jesús en esta iglesia arquidiocesana con rostro amazónico en salida misionera: implica encontrar en sus propias periferias lugares privilegiados de experiencia evangelizadora. Ahí se encuentran los marginados, oprimidos, vulnerados, excluidos y explotados.  Y convoca a nuevos contenidos, métodos y actitudes para lograr una pastoral amazónica encarnada en nuevos ministerios que fortalezcan la relación Dios, hombre y naturaleza.

 

Dada la limitación humana, nadie puede ejercer la totalidad del ministerio de Cristo; éste es ejercido en la Iglesia mediante una diversidad de ministerios; para que el Ministerio de Cristo llegue a todos los miembros de la comunidad por pequeña que sea, no basta una sola persona, se requieren diversos colaboradores en los diferentes ministerios. Cristo participó su ministerio no solamente a los apóstoles sino también a sus sucesores y colaboradores.

 

Entendemos por Ministerio, el servicio total y exclusivo prestado por Cristo para la salvación de los hombres. Aunque Cristo es el único mediador entre Dios y los hombres, por voluntad del Padre constituyó a la Iglesia que El fundó, depositaria de este ministerio, por eso la iglesia es sacramento de Cristo, toda ella ministerial es decir servidora. [1]

 

Hay ministerios tradicionales y oficiales: Episcopado, Presbiterado, Diaconado, Acolitado y Lectorado. Y nuevos ministerios: los que van surgiendo al compartir responsabilidades en los diferentes servicios a la comunidad. Estos nuevos ministerios se llaman también laicales, porque su ejercicio no supone el sacramento del orden, se fundamentan en el Bautismo que hace a cada persona partícipe en el Ministerio Pastoral de Cristo: Sacerdote, Profeta y Rey (servidor).

 

En conformidad con los ejes temáticos y con las necesidades de las comunidades, se promueve el compromiso de jóvenes y adultos, hombres y mujeres en alguno de estos ministerios:

  • Servicio de la Palabra: Animadores y animadoras de la comunidad cristiana, misioneros y misioneras, catequistas, asesores de familia, de la juventud, de la niñez.

  • Servicio litúrgico: Animadores de la eucaristía, de las fiestas y celebraciones, lectores, cantores, coordinadores de grupos de oración.

  • Servicio social - comunitario: Lo constituye diferentes servicios a las personas de la comunidad como: Animadores o promotores comunitarios, culturales, sociales, de la solidaridad, reivindicación y defensa de los derechos de la mujer y los derechos humanos

  • Servicio ambiental: conservacionistas de semillas nativas, defensores y protectores del agua, tierra, bosque y alimento.

  • Todos estos servicios suscitados en la comunidad por la Acción del Espíritu, son ministerios que requieren capacitación, compromiso, testimonio y dedicación; articulación en la comunidad, con la Parroquia y con la Arquidiócesis, en una Pastoral orgánica; requieren también apertura para propiciar una organización cada vez mayor, en el espacio comunitario, parroquial, municipal, regional, arquidiocesano, nacional e internacional.

La fundamentación bíblico - teológica que ilumina y sustenta la Pastoral Rural y de la tierra, parte de esta afirmación que atraviesa toda la Biblia: la tierra es un don de Dios para todos y todas sus hijos e hijas.  La Amazonía, además de ser «fuente de vida en el corazón de la Iglesia» (REPAM), es un pulmón del planeta y uno de los sitios de mayor biodiversidad del mundo (cf. LS 38).

 

Desde la pastoral rural y de la tierra, el enfoque de Amazonía acentúa la caracterización del territorio con un ecosistema específico amenazado. “golpeada por la deforestación, por la caza y pesca indiscriminada,  que afecta todo el  ecosistema, y que acelera por las quemas de los bosques, la degradación de las tierras y el peligro implícito de la esterilidad y del desierto para el futuro…”[1]

 

El papa Francisco dice “el modelo dominante, debe ser cuestionado en cuanto en nombre del desarrollo se “destruye la fuente de desarrollo, nuestra Casa Común”, aumenta las desigualdades y el desempleo y el peso de la deuda se descarga en los países y personas más pobres.  El desarrollo, argumenta, debería ofrecer “modelos viables de integración social y de conversión ecológica”, en una perspectiva de inclusión social que no fomente la desigualdad y degradación del medio ambiente”.[2] 

 

El papa Francisco en su encíclica Laudato Si reconoce que todo está intimidante relacionado y que los problemas requieren una mirada integral, hace un llamado hacia una conversión ecológica y a una ecología integral que incorpore las dimensiones humanas y sociales[3]

 

Énfasis:

  1. Construcción, protección y defensa de la región amazónica desde el Sur del Caquetá
  2. Soberanía alimentaria
  3. Conservación y preservación del patrimonio cultural y ambiental

La Vicaría del Sur aporta a la construcción de región, la reflexión, el análisis e implementación desde las comunidades, de propuestas alternativas autogestionarias, frente a las diferentes pobrezas y patologías colectivas, que se han generado por la dinámica de la colonización y del conflicto que vive el país, y específicamente el departamento, influido por las políticas del gobierno nacional

 

En el compromiso con la Amazonia, la VISUR propone avanzar en la soberanía alimentaria entendida como el DERECHO de los individuos, comunidades, pueblos y países, a definir sus propias políticas agrícolas, pesqueras, alimentarias y de tierra, apropiadas a las circunstancias ecológicas, sociales, económicas y culturales, a través de estrategias como la Construcción de Fincas Amazónicas y la conservación e intercambio de semillas nativas y/o criollas.

 

La construcción de la Finca es un proceso que involucra a toda la familia; parte del conocimiento y reconocimiento del núcleo familiar, de su ubicación en la subregión del piedemonte amazónico, con sus implicaciones, para el relacionamiento entre hombre/naturaleza, suelo, agua, bosque y semillas. Este proceso contiene aspectos que ayudan a la protección de los recursos naturales, la producción para el autoconsumo y la generación de excedentes para transformación y comercialización:

 

La construcción de finca amazónica tiene como principios fundamentales de sostenibilidad:

  • la Familia como actor que construye, recrea y dinamiza la vida en armonía con el medio, a través de sueños que reflejan su proyecto de vida y donde el rol de la mujer constituye un componente fundamental.
  • el Agua, como fuente de vida, para garantizar la disponibilidad y calidad para el consumo humano, de los cultivos y de los animales
  • el Suelo y sus características (poco profundo), ciclo de nutrientes cerrado y con vocación forestal
  • el Bosque, que con sus procesos fortalece y nutre el suelo y aporta al equilibrio eco sistémico y climático del bioma amazónico.
  • las Semillas, nativas y/o criollas como garantía para asegurar la producción y la no dependencia de agentes externos.
  • En el proceso de finca amazónica tiene en cuenta la producción, el autoconsumo, el cubrimiento de las necesidades de la familia, la comercialización y la implementación progresiva de acciones de mitigación y adaptación al cambio climático, con lo cual se responderá a la realidad social y ambiental de la Amazonía.

La exigibilidad y promoción de los derechos humanos hace parte del ejercicio de la ciudadanía; no son acciones aisladas de unas pocas personas interesadas en que haya cambios en la sociedad; es la acción práctica de todos los hombres y mujeres que forman la comunidad, para quienes, el tener derechos, implica deberes, corresponsabilidad.

 

Énfasis:

  • Formación y Organización para la exigibilidad de derechos

  • Construcción de ciudadanía amazónica activa y propositiva

  • Incidencia local, regional, nacional e internacional

 

La dimensión socio-política presente en la actuación de una comunidad, es el hecho de ofrecer, dentro de la misma Iglesia, un espacio para que el pueblo sencillo pueda participar en la evangelización de la sociedad a través de la lucha por la justicia. 

 

La promoción, defensa y exigibilidad de los derechos tiene sus pilares o fundamentos en la organización social y la participación ciudadana, con el fin de lograr incidencia, entendida como una estrategia de largo plazo, que se propone generar un impacto o transformar una situación de vulneración, violación o infracción de los DDHH  consagrados en normas internacionales, en los mandatos constitucionales y legales (marco jurídico, y en los derechos de la amazonia y el campesinado (marco político). «Estamos llamados a ser los instrumentos del Padre Dios para que nuestro planeta sea lo que él soñó al crearlo, y responda a su proyecto de paz, belleza y plenitud»[1]

 

El campesinado se ha constituido en dinámicas que a lo largo de la historia procuran su reconocimiento y participación; familias, comunidades y organizaciones tienen modos de relacionamiento social que hacen posible su vida en colectividad, la renovación de sus formas de organización social, participación ciudadana y política para dar respuesta al contexto, el campesinado como Sujetos de Derechos[2], significa  que gozan de derechos y obligaciones a través de la ley, en pos de una convivencia social armoniosa; todas las personas, ya sean físicas o jurídicas, son sujetos de derecho.

 

El ejercicio de la ciudadanía amazónica activa, busca fortalecer el sentido de identidad y arraigo con la región amazónica, responde a los frutos y acumulado histórico en los procesos de organización social y participación ciudadana para la promoción, defensa y exigibilidad de los


DDHH y el patrimonio ambiental caqueteño en el marco de la actividad extractivista voraz, en un escenario de construcción de paz.

Como principales estrategias están la campaña por la ciudadanía amazónica activa, la formación, la comunicación, movilización e incidencia, recopilación de la memoria hídrica del territorio, estas estrategias se integran a los planes de acción del a Comisiones Municipales por la Vida Agua CVA y la Mesa Departamental para la Defensa del Agua el Territorio MEDDAT.

 

Al declarar la corte constitucional la amazonia como sujeta de derechos, reconoce que el Estado Colombiano no ha enfrentado dichas problemáticas, y que como ciudadanos/ciudadanas se puede exigir su preservación y protección, incluso ante los tribunales nacionales o internacionales, sin importar si se es o no de la región.

 

La acción de la pastoral rural y de la tierra se centra principalmente en la promoción y defensa de tres derechos,  enmarcados en los DESCA; Agua, Tierra y  Alimentación, como elementos básicos de la soberanía, desarrollo y dignidad humana, amenazados por los nuevos enfoques de ruralidad,  que privilegian la privatización, mercantilización,  transnacionalización, agro-industrialización, el extractivismo minero energético y de los recursos naturales,   la desaparición de la economía familiar y de la  población campesina .

 

Los principios de equidad, justicia, solidaridad y no discriminación; y en lo ambiental la precaución y consentimiento tienen un valor intrínseco que va más allá de lo jurídico; tales principios son el sustento mismo de la dignidad humana y la expresión de la cultura política de una sociedad, además de estar en la base de la democracia participativa y el Estado Social de Derecho.

 

La incidencia no solo tiene un carácter de exigibilidad; también implica corresponsabilidad una labor colectiva, consensuada y, por lo tanto, legítima, en la búsqueda del bien común.  En general la incidencia tiene que ver con aquellos que tienen el poder de tomar decisiones, en asuntos que afectan a los miembros de una comunidad, en particular a quienes históricamente han sido marginados de los procesos políticos, económicos y sociales. 

En el marco del conflicto social armado y posteriormente en el post acuerdo de paz con las Farc Ep, el acompañamiento y seguimiento a situaciones que representan infracciones al DIH, impactos del accionar de los diferentes actores armados, la implementación territorial de los Acuerdos de Paz y la eficacia/eficiencia de lo público.

Género: entendida y trabajada como Categoría de análisis y como Herramienta metodológica:

Como categoría de análisis, permite identificar, analizar y transformar la construcción social del ser hombre y mujer, basada en la valoración de las características biológicas y culturales, que determina oportunidades y expectativas de vida, en lo privado y público. 

Como herramienta metodológica tiene el propósito político y estratégico de transformar entidades tradicionales en hombres y mujeres y generar cambios en la condición y posición; condiciones de vida, acceso y control de recursos, división del trabajo, roles, participación política y ciudadana e incidencia para la promoción, defensa y exigibilidad de derechos y libertades; así como la eliminación de todas las formas de violencia.

 

Clase: Opta por el campesinado como población de atención prioritaria, en la   búsqueda de su reconocimiento como sujeto de derechos, la dignificación de la vida en el campo y la   visibilización de la importancia de su rol social, político, ambiental y religioso en el territorio de la amazonia.

 

Generacional: Aborda las generaciones, sus particularidades y rasgos característicos, ocasionados por contextos culturales, políticos y sociales diferentes; la comprensión y valoración de las características, realidad y sueños de cada grupo generacional con   metodologías participativas especificas e incluyentes. Los adultos, hombres y mujeres son la base de los procesos que acompaña la Visur, la juventud y niñez   el semillero que a través del tiempo mantiene vivo el proceso de Fe-Vida.   El relevo generacional es propiciado con la juventud y la niñez en acciones concretas desde las tres líneas temáticas y con un programa específico para la niñez y juventud.

 

GRUPOS DE ESPECIAL ATENCION EN EL TRABAJO PASTORAL DE LA VICARIA DEL SUR:  

 

La evangelización, la formación y el acompañamiento integral (religioso, político, social, ambiental) está dirigido especialmente a:

  • Comunidades Cristianas, familias misioneras, animadores de la comunidad cristiana,
  • asesores de infancia misionera y de juventud, Grupos juveniles, pre-juveniles, juveniles y de infancia misionera
  • Mujeres (mesas municipales, Consejos comunitarios de mujeres)
  • Familias campesinas y finca amazónica.
  • Juntas Acción Comunal y Asociación Juntas de Acción Comunal
  • Comisiones por la Vida del Agua.
  • Comités de mercados campesinos.
  • Red de conservacionistas de semillas.
  • Red de organizaciones juveniles ROJUVIS.

 

Prioridades Pastorales:

 

  • Profundización de la lectura popular y orante de la biblia y de lecturas específicas de la biblia, documentos de la iglesia con especial atención encíclica Laudato Si, Exhortación apostólica “Querida Amazonia” - Encíclica Fratelli Tutti – Exhortación apostólica Evangelli Gaudi; la declaración universal de los derechos de los campesinos y de la amazonia como sujeta de derechos.
  • Participación en eventos y celebraciones convocados por la Arquidiócesis de Florencia, así como estudio y celebración de los temas declarados por el Papa para la Iglesia cada año.
  •  Acompañamiento de prácticas religiosas como el rosario, viacrucis ecológicos, romerías por el agua, fiestas patronales, etc.
  • Formación y acompañamiento a las personas que participan de los diferentes ministerios laicales.
  • Fortalecimiento de grupos pre y juveniles, de infancia con acompañamiento casa a casa y vinculación de padres de familias y docentes.
  • Motivación y acompañamiento en acciones de corresponsabilidad en el cuidado y preservación de la Casa Común, Amazonia.
  • Asesoría y acompañamiento a iniciativas de seguridad y soberanía alimentaria desde el proceso finca amazónica (semillas nativas/criollas, producción, transformación, agua, suelo y bosque), así como el uso de energías alternativas.
  • Fortalecimiento de procesos organizativos como la Red de conservacionistas de semillas nativas y criollas, las comisiones por la vida del agua CVA, la red de organizaciones juveniles ROJUVIS, los comités de mercados campesinos, las organizaciones de mujeres, entre otros.
  • Formación de liderazgos y participación ciudadana en la formulación y/o seguimiento de los Esquemas de ordenamiento territorial, planes de desarrollo municipal, planes de desarrollo con enfoque territorial PDET, Programa nacional integral de sustitución de cultivos ilícitos PNIS.
  • Promoción de la organización y participación ciudadana en espacios de incidencia relacionados con la defensa del territorio.
  • Seguimiento social y jurídico a las actividades de exploración petrolera en los bloques ubicados en el sur del Caquetá.
  • Mantener la articulación y acciones de incidencia con organizaciones y redes eclesiales, sociales y ambientales del nivel regional, nacional e internacional que protejan y defiendan los derechos humanos, de los campesinos y de la amazonia (REPAM, red de semillas libre de transgénicos, red ambiental nacional, mesa departamental ambiental MEDDAT, entre otros)

 

Proyectos en ejecución

Los proyectos son el medio que ayuda a fortalecer los diferentes procesos de FE y VIDA que se acompañan desde la Vicaria del Sur.